Equilibrio y propiocepción

Mediante la propiocepción, el organismo es capaz de obtener información sobre la postura y el movimiento de todas las partes del cuerpo, integrándolas y haciendo que todo funcione correctamente mediante la modulación correcta del sistema nervioso.

Gracias a ella y el equilibrio, nuestras mascotas son capaces de hacer su vida normal sin riesgo de lesionarse, respondiendo a cada cambio postural o cinemático de manera correcta.

Cuando esto no es así, podemos entrenar a nuestros pacientes para mejorar su condición mediante distintas técnicas y aparatos muy útiles a la vez que variados.

Para trabajar la propiocepción, debemos provocar estímulos externos que favorezcan las reacciones musculares reflejas, aumentando la dificultad de manera progresiva. Principalmente trabajamos a través de ejercicios de equilibrio, coordinación y cambios de superficies. Estos ejercicios suelen comenzar de un modo simple, y a medida que vamos obteniendo destreza se van complicando, introduciendo una serie de equipos para ayudarnos, como pueden ser: 

  • Cojines de estimulación
  • Bosus para cargas alternas
  • Tablas de balanceo
  • Plato de Bohler
  • Physiorolls (pelotas o cacahuetes) terapéuticos
  • Estimulación propioceptiva con distintos aparatos o sobre superficies de texturas
  • Ejercicios variados: baile, carretilla, cargas alternas…

Están indicados principalmente para pacientes con alteraciones neurológicas de todo tipo, pero también se usan cuando hay que reacondicionar una extremidad tras una cirugía o lesión importante, en animales geriátricos que van perdiendo fuerza y reflejos, en casos de hipotonía muscular, e incluso para estimular a cachorros en su fase de crecimiento. Si necesitas conocer más acerca de estos ejercicios tan ventajosos, ¡no dejes de consultarnos!

Share This