Estiramientos

Los estiramientos nos permiten trabajar el alargamiento de diversas estructuras anatómicas, como  los músculos, ligamentos y tendones.

La capacidad de extensibilidad de estas estructuras viene determinada por las coberturas de tejido conjuntivo del músculo, las fascias y el correcto control muscular, que se consigue cuando existe un buen equilibrio entre flexores y extensores. Por esto no es de extrañar que con patologías muy comunes de nuestras mascotas se pierda esta propiedad, ya sea por dolor limitante, atrofia muscular por desuso de la extremidad, patologías crónicas incapacitantes, etc.

Con los estiramientos, llevando cada articulación hasta su límite fisiológico de manera controlada, incrementaremos el rango articular, evitaremos el dolor postejercicio y realinearemos fibras musculares especialmente acortadas por procesos de sobrecarga. Además, los estiramientos se pueden utilizar de manera preventiva, ya que aumentarán la eficacia y el potencial de la musculatura, disminuyendo el riesgo de sufrir lesiones. El ejercicio se realiza más correctamente y el resultado posterior siempre será mejor.

Share This