Magnetoterapia

La terapia magnética o de Campos Electromagnéticos Pulsados (CEMP), como es nuestro caso, se utiliza para acelerar la curación y aliviar el dolor mediante un flujo de energía controlable.

La exposición a esta combinación de electricidad y campos magnéticos promueve el transporte de iones a través de las membranas celulares, mejora el metabolismo celular y la curación.

Los CEMP se utilizan en la rehabilitación veterinaria para el tratamiento del dolor en las lesiones ortopédicas, condiciones crónicas como la artrosis (en la que nos proporciona unos resultados estupendos), patologías articulares, musculares, trastornos de la circulación, neurológicos y otras afecciones (respiratorias, digestivas, oftálmicas…). Además, es la única modalidad de terapia física indicada en caso de fracturas y regeneración ósea.

La sesión estándar de tratamiento con esta modalidad tiene una duración de entre 15 y 30 minutos, que solemos combinar con la aplicación de otras técnicas complementarias, como las manuales y pasivas. Es totalmente indolora y proporciona al animal una sensación de relajación y bienestar muy placentera, que nos ayuda también para poder trabajar posteriormente de una manera más cómoda y confiada para ellos.

Share This