Termoterapia

La termoterapia superficial es una técnica que se puede utilizar de distintas maneras: con bolsas de agua caliente, manta eléctrica, bolsa de semillas, etc. En nuestro caso, usamos lámpara de infrarrojos, que nos permite llegar más rápida y eficazmente a la temperatura deseada en la zona en que lo necesitemos.

Mediante esta técnica aumentamos la vasodilatación, aumentando la circulación local, disminuyendo dolor, aumentando el metabolismo celular y la oxigenación de los tejidos circundantes, relajando el tono muscular y aumentando la flexibilidad de los mismos. Por todo ello, tiene múltiples indicaciones, entre las que destacamos:

  • Contracturas y bandas de tensión muscular
  • Tratamiento y analgesia de puntos de gatillo
  • Tratamiento de zonas con adherencias
  • Primer paso a una mayor manipulación de tejidos por otras técnicas (masajes, cinesiterapia, ejercicios activos)

La crioterapia por su parte consiste en la aplicación de frío mediante paquetes en las zonas a tratar. Es muy útil como tratamiento de procesos agudos, entre los que destacan:

  • Traumatismos, en los primeros momentos
  • Procesos inflamatorios agudos
  • Post cirugías
  • Patologías variadas que se ven afectadas por la inflamación
  • Quemaduras
  • En zonas de edema para reabsorción de fluidos
Share This